Opinión

Acuerdo Fronterizo con Holanda: Una flagrante violación a la Constitución

La República Dominicana en la representación del Canciller, Sr. Roberto Álvarez, ha cometido lo que se consideraría jurídicamente una flagrante violación a la Constitución del país, cediendo espacios marítimos mediante la firma de un acuerdo con Holanda.

Las decisiones de la Cancillería Dominicana son vinculantes a todo el Estado Dominicano y por consecuencia a los ciudadanos, justamente esto nos motiva a esgrimir la situación jurídica que se deriva de un acuerdo mal instrumentado, mal redactado y por ende lesivo a los intereses de nuestro país.

El lunes 5 de julio del año 2021, la República Dominicana en representación del Canciller Dominicano firmó un Acuerdo con el Reino de los países bajos (Holanda), ver publicación: https://www.mirex.gob.do/medios/noticias/republica-dominicana-firma-acuerdo-en-el-que-delimita-frontera-maritima-con-el-reino-de-los-paises-bajos, dentro del marco de la delimitación de la frontera marítima, bajo el amparo del decreto No. 237-18, que creó la Comisión Nacional de Delimitación Marítima.

El artículo No.9 de la Constitución establece que: “El territorio de la República Dominicana es inalienable. Está conformado por: 2) El mar territorial, el suelo y subsuelo marinos correspondientes. La extensión del mar territorial, sus líneas de base, zona contigua, zona económica exclusiva y la plataforma continental serán establecidas y reguladas por la ley orgánica o por acuerdos de delimitación de fronteras marinas, en los términos más favorables permitidos por el Derecho del Mar;

Visto ese artículo de la Constitución, es oportuno informar que somos signatarios de Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CONVEMAR), que es el principal instrumento jurídico y rector de esta materia, toda vez que ambos países hemos ratificado este convenio.

La Ley No.66-07 que declara la República Dominicana como Estado Archipelágico, está basada en los principios rectores de CONVEMAR y fue concebida previamente a la actual constitución de la República, por lo que se refiere a esta cuando la Carta Magna establece que: “…serán establecidas y reguladas por la ley orgánica o por acuerdos de delimitación de fronteras marinas, en los términos más favorables permitidos por el Derecho del Mar;”

El Acuerdo que firmó el Canciller de la República establece en el Artículo No.1, las intenciones de entregar el territorio marítimo dominicano, cuando expresa: “2. La decisión de una Parte de establecer, ampliar o modificar sus zonas marítimas se hará de conformidad a este Acuerdo”, no obstante, estos límites que están establecidos por ley y considerados como tal en la Constitución, con el intento de blindaje, cuando expresa que son inalienables, es decir, que no se pueden ceder, ni vender, ni donar, bajo ningún concepto.

Cuando se “modifican” nuestras zonas marítimas, en detrimento del Estado Dominicano, se está cediendo espacio, y tomando en cuenta que el principio de proporcionalidad se basa en “la relación entre las longitudes de las costas pertinentes de dos o más Estados cuyas zonas marítimas han de delimitarse, por una parte, y la superficie del espacio marítimo que la delimitación ha de asignar a cada una de las partes, por la otra”; esto quiere decir, que midiendo las proporciones de tierras dominicanas y las de los países bajos deben de ser distribuidas los espacios marítimos y contrario a lo establecido en el acuerdo con Holanda, en vez de nosotros ceder espacios, debemos de ganarlos, como ha sido históricamente en todos las cortes internacionales y tribunales de arbitrajes.

La jurisprudencia le ha dado mayor importancia a la proporcionalidad sobre la equidistancia, por ejemplo, la Corte Internacional de Justicia la consideró en primer lugar en los casos de la Plataforma continental del Mar el Norte como un factor decisivo para rechazar la equidistancia. En ese caso, la Corte sostuvo:

Un último factor que hay que tener en cuenta es el elemento de un grado razonable de proporcionalidad, que una delimitación efectuada según principios equitativos debe establecer entre la extensión de la plataforma continental perteneciente a los Estados interesados y las longitudes de sus líneas costeras respectivas, medidas éstas según su dirección general, a fin de establecer el necesario equilibrio entre los Estados con costas rectas y aquellos otros con costas marcadamente cóncavas o convexas, o para reducir líneas costeras muy irregulares a sus verdaderas proporciones.” (I.C.J. Reports 1969, pág. 52, párr. 98.)

Otro caso fue en el Tribunal Arbitral en el caso de 1999 de Eritrea contra el Yemen relativo a la delimitación marítima (Laudo de la Fase II del Arbitraje, de 17 de diciembre de 1999.)  aplicó el criterio de la proporcionalidad, o ausencia de desproporcionalidad, a la línea previamente obtenida mediante el método de la equidistancia.

Tomando en cuenta dicho principio la República Dominicana tiene supremacía sobre el reino de los países bajos, en lo referente a la proporción de las longitudes, por lo que aplicar el método de la equidistancia es desproporcional, estamos entregando espacios marítimos que previamente teníamos delimitados, basados en nuestras condiciones naturales establecidas en las leyes internas y los derechos adquiridos como signatarios de CONVEMAR.

Por lo tanto, el concepto de la proporcionalidad, ha de usarse como un criterio para evaluar la equidad del resultado obtenido después de haber aplicado otros métodos de delimitación, entre ellos el de equidistancia, para este caso en cuestión.

Existe un falta o error técnico a tomar en cuenta en el referido instrumento, está en el artículo No.2 del Acuerdo con Holanda, cuando se refiere a las coordenadas de la frontera marítima, menciona Latitud Norte, Latitud Oeste; pareciera que es un simple error ortográfico, dicho sea de paso que tampoco se tolera en un documento de este nivel; pero cuando vemos los puntos establecidos en las longitudes, estos no están señalados correctamente de acuerdo a las coordenadas geodésicas correspondientes a la carta náutica de la región (No.25000), por lo que se denota un error no sólo de forma, sino de fondo.

Entonces cuando leemos el artículo No.3 del acuerdo todo parece esclarecerse, este establece: “En el caso de una estructura geológica o yacimiento mineral que contenga petróleo o gas natural se extienda a través de la línea establecida en el artículo 2, y una parte de dicha estructura o yacimiento que se sitúe en un lado de la línea pueda ser explotada total o parcialmente desde el otro lado de la línea, las Partes, luego de realizar consultas técnicas, realizaran sus mejores esfuerzos para buscar llegar a un acuerdo sobre la forma más eficaz de explotar dicha estructura o yacimiento, y la forma en que los costos y beneficios relacionados con estas actividades se distribuirán proporcionalmente de manera equitativa y razonable, de conformidad con la CONVEMAR y otras normas relevantes de derecho internacional”.

Cuando vemos este artículo No.3, se nos esclarece parcialmente cuales son los verdaderos intereses detrás de este acuerdo, pero seguimos sin entender porque un dominicano firmaría esto en detrimento de su país y en franca violación a las normas internas.

La República Dominicana no puede ratificar este acuerdo por ser considerado lesivo a nuestros propios intereses y contrario a la Constitución de la República, por lo que se debe de tomar en cuenta que el artículo No.6 establece la Supremacía de la Constitución y que son nulos de pleno derecho toda ley, decreto, resolución, reglamento o acto contrarios a esta Constitución.

Habiendo expuesto en este artículo los elementos característicos del Acuerdo firmado entre la República Dominicana y el Reino de los Países Bajos (Holanda), en representación del Señor Roberto Álvarez y Annemieke Verrijp, respectivamente, el día 5 de julio del año 2021, alzamos la voz en advertencia a una flagrante violación a la Constitución de la República Dominicana.

Veamos aquí en este mapa, la ilustración de la denuncia, las líneas azules, son los límites preestablecidos en nuestra ley No. 66-07 y protegidos constitucionalmente en el Art. No.9 y en la línea roja está el límite que intenta imponer el Acuerdo con Holanda:

Mapa Completo (tomado según el Acuerdo Firmado por la Cancillería Dominicana)

Amílcar D. Carrasco Rodríguez.
M.A., Oficial Naval (r) Experto en Asuntos Marítimos Internacionales.

Relacionados
Acuerdo con Holanda podría ser violatorio a la Constitución Dominicana en caso de ser ratificado

El Lic. Amílcar Carrasco expuso sobre como la Cancillería estaría violando el principio de inalienabilidad del territorio Dominicano, ante la Read more

La digitalización de la Industria Marítima y su rol en el mundo post-pandemia
Digitalizacion Industria Marítima

La globalización es un término que muchos no lo terminan de entender y quienes lo tenían “dominado” han tenido que Read more

Los verdaderos problemas fronterizos de la República Dominicana

Las mayorías de los ciudadanos de la República Dominicana creen que la frontera terrestre con Haití es la única que Read more

El territorio marítimo dominicano, Estado archipelágico y los estados contestatarios

La República dominicana en el año 2007 declaró ser un Estado Archipelágico; con el objetivo de aumentar la zona económica Read more

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *