Opinión

Los verdaderos problemas fronterizos de la República Dominicana

Las mayorías de los ciudadanos de la República Dominicana creen que la frontera terrestre con Haití es la única que tenemos, cuando la realidad es que es una ínfima parte con relación al total de nuestras fronteras y a los recursos naturales explotables que tenemos.

En el caso en cuestión, cuando nos referimos a frontera queremos dar a entender que es el límite territorial de un país; estos límites pueden ser terrestres, marítimos y aeroespacial.

El Art. 9 de la Constitución trata de la conformación del territorio nacional y en el numeral 3), reza: “La ley regulará el uso de estos espacios de conformidad con las normas del Derecho Internacional.”, consecuencia es un mandato constitucional velar por las fronteras y en este caso trataremos los problemas en el aspecto marítimo.

Cabe mencionar que, en el año 1929, la República Dominicana firmo un acuerdo de delimitación fronteriza con Haití, que se complementó con un protocolo de entendimiento en el 1936 y que para el año 1942 se completó físicamente lo contemplado en estos convenios, pero no te tomó en cuenta la existencia de una frontera marítima con Haití.

No fue sino hasta el año 1978, donde el entonces Canciller de la República, Don Ramón Emilio Jiménez, tomó la iniciativa de delimitar nuestras fronteras marítimas, dejando en ese mismo año un convenio con Colombia y al año siguiente con Venezuela.

Los esfuerzos por delimitar nuestras fronteras marítimas realizados durante el gobierno de Don Antonio Guzmán no tuvieron otros grandes resultados, a pesar de que se intentó hacer lo propio con los demás países fronterizos, convirtiéndose en gestiones en vano.

Para ese entonces, la República Dominicana tenía la Ley No. 186 del 13 de septiembre de 1967 sobre el Mar territorial y sus modificaciones en la Ley No. 573, teníamos una precaria legislación interna y aún la Organización de las Naciones Unidas no había exteriorizado su proyecto que en el año 1982 se convirtió en el Convenio sobre los Derechos del Mar (CONVEMAR), y desde entonces teníamos estos límites:

El verdadero problema fronterizo de la República Dominicana radica en la declaratoria de Estado Archipelágico, definido en el CONVEMAR como: “un Estado constituido totalmente por uno o varios archipiélagos y que podría incluir otras islas”, a su vez, se entiendo por archipiélago como: “un grupo de islas, incluidas partes de islas, las aguas que las conectan y otros elementos naturales, que estén tan estrechamente relacionados entre sí que tales islas, aguas y elementos naturales formen una entidad geográfica, económica y políticamente intrínseca o que históricamente hayan sido considerados como tal”.

¿Por qué con la declaratoria de Estado Archipelágico de la República Dominicana? Porque en el 1994 entró en vigencia el CONVEMAR, siendo nuestro país signatario de este, no lo había ratificado en el Congreso Nacional, por lo que no era parte de nuestras legislaciones, en el 2007 el Estado Dominicano se declara Estado Archipelágico mediante la Ley 66-07, al margen de este acuerdo internacional, hubo seis países que objetaron esta condición de la República Dominicana, estos son Estados Unidos (Puerto Rico), Haití, Holanda (Aruba), Reino Unido (Islas Turcos y Caicos), Japón y Alemania, entendiendo que infringimos sus límites fronterizos en el mar, estos nuevos límites son los siguientes:

Entonces, es después de la autoproclamación como Estado Archipelágico que, en el intento de resolver el problema, nos avocamos a la ratificación del CONVEMAR, dejando una estela de conflictos con países amigos y socios comerciales.

Desde entonces ha habido serios intentos por obtener la solución de estos problemas, pero sin glorias para el Estado Dominicano.

No fue hasta que se inició el proceso de exclusión de Reino Unido de la Unión Europea, conocido como el BREXIT, en el que este país en aras de mantener su comercio internacional con los socios que tenía, realizó un acercamiento con la República Dominicana, por vía del Cariforo, creando condiciones de renegociar nuestras relaciones, por lo que nuestro país hizo un intento diplomático para definir nuestra fronteras marítimas, creando mediante el decreto No. 237-18 emitido por el Poder Ejecutivo en fecha 20 de Junio del año 2018, la Comisión Nacional de Delimitación Marítima, a los fines de aprovechar esta circunstancia con dicho país.

Durante este proceso se realizaron múltiples reuniones, no llegando a formalizar nada, pero la política interna y la llegada del COVID-19 retrasaron las conversaciones, sumado a un cambio de gobierno que redefine la política exterior de la nación; dieron al traste una funesta iniciativa del Estado Dominicano, cuando el 12 de diciembre del 2020, se firmó un acuerdo de entendimiento con Reino Unido a favor de su comercio internacional y sin arribar a un acuerdo fronterizo, solucionando esto el problema de ellos y manteniendo el de nosotros, ahora en peores condiciones, toda vez que ya ellos no tienen presión y nosotros estamos saliendo del Consejo de Seguridad de la ONU, que pudo haber sido otro espacio de negociaciones para este tamaño problema.

En el caso de Haití, estamos enfrentando una crisis diplomática debido a los canales de riego que están construyendo de manera unilateral sobre el río Dajabón, siendo esto violatorio al derecho internacional y a los acuerdos fronterizos suscritos entre ambas naciones.

Pero el momento no debemos de dejar de aprovechar las circunstancias, para expandir nuestros entendimientos con el vecino país y tener en carpeta la propuesta de solucionar el problema fronterizo que se generó cuando nos proclamamos Estado Archipelágico, independientemente del conflicto por el río Dajabón.

En cuando a Holanda, no hemos tenido ninguna oportunidad de negociación fuera del espacio como miembro del Comité de Seguridad de la ONU, que hubiese permitido crear condiciones debido a situaciones propias de la diplomacia.

En el caso de los Estados Unidos de América, es nuestro principal socio comercial, aunque no es signatario de CONVEMAR, tenemos una relación histórica que nos permite crear un diálogo conclusivo en un acuerdo fronterizo.

En otras palabras, la República Dominicana debe de retomar la Comisión Nacional de Delimitación Marítima, de manera diáfana hacia la sociedad, de manera tal que las negociaciones tengan un espíritu a favor de los más sanos intereses de la nación.

Relacionados
República Dominicana firma acuerdo en el que delimita fronteras marítimas con el Reino de los Países Bajos

El Ministerio de Relaciones Exteriores informó que República Dominicana firmó un acuerdo de delimitación marítima con el Reino de los Read more

La digitalización de la Industria Marítima y su rol en el mundo post-pandemia
Digitalizacion Industria Marítima

La globalización es un término que muchos no lo terminan de entender y quienes lo tenían “dominado” han tenido que Read more

El territorio marítimo dominicano, Estado archipelágico y los estados contestatarios

La República dominicana en el año 2007 declaró ser un Estado Archipelágico; con el objetivo de aumentar la zona económica Read more

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *